Los fetiches no se cuentan en la primera cita

Sabemos que una primera cita puede ser una situación en la que se te alteran un poco los nervios, está claro que es un momento en el que quieres impresionar a otra persona, un momento en el que no sabes si va ser el comienzo de algo bonito o quizá tengas la mala suerte en la que esa cita se convierte en algo digno de una peli de terror, sea lo que sea siempre van a existir los nervios.
En estos momentos es cuando siempre oímos los mismos consejos “va ir todo genial, va ir todo bien”, “si no ve lo bueno que eres es que no te merece” y por último el típico “solo sé tú mismo”.
Es cierto, siempre debemos ser tal y como somos, pero si tienes algunos gustos un poco… peculiares mejor ser como eres, pero con cuidado especialmente si la primera cita promete llegar a la cama.

Vamos a suponer que la cita va fenomenal, te sientes cómodo y las conversaciones se van calentando poco a poco y en algún momento digamos que el tema de conversación empieza a tener un toque erótico, por más que te han dicho que debes ser tú mismo éste NO ES el momento para empezar a confesar algún fetiche extrovertido que puedas tener.

Está claro que cada uno tiene sus gustos sexuales, pero aquellos que tienen una afición por la autonepiofiilia (¡alaaaaa una palabra larga!) quizá sea mejor esperar unas citas más para compartir esto con tu cita.

¿Antes que nada, qué es la Autonepiofilia? es una fetiche en lo que se consigue una excitación sexual al ser tratado como un bebé.
Esto puede incluir disfrazarse como un bebé, que le den el biberón, usar pañal y que se la cambien y para aquellos muy metidos en el papel incluso mandar hacer una cuna a medida.

Todo el mundo tiene gustos sexuales diferentes unos más extrovertidos otros menos pero como dice el refrán “para gustos los colores” , ahora, está claro que algunos deben ser introducidos a la relación con el tiempo.

Imagínate por un segundo que conoces a alguien, os lleváis muy bien, te parece interesante y todo fluye. Llega el momento de la primera cita y a además queréis un poco de intimidad y en vez de hacer lo típico de ir a un restaurante os quedáis en casa.
Te pasas toda la tarde poniéndote guapo, has ido a la pelu, estás bien perfumado y hecho todo un conquistador, llegas a la puerta y te abren la puerta en pañales, biberón en mano y con chupete en la boca. ¿Cómo te quedas??

  omg scared shocked shock jim carrey GIF

¡Además, pasas al salón y te encuentras toda la parafernalia con cuna, juguetes y no los eróticos!
Seguro que te puede asustar un poco, aunque puedes decir que no tiene nada de malo y lo ves como un simple roleplay más, pero seguro que hubieses agradecido una pequeña advertencia.

Así que, si eres un ModernoLector con gustos sexuales extrovertidos recuerda este pequeño ejemplo, no vaya ser que dejes de mojar el churro con alguien que pudo ser tu pareja ideal.

Sigue los consejos de ModernoMan

Leave a Comment